Un orificio en la montaña. Duerme entregando su cuerpo a las sombras. Jinete de sueños blancos. Eso espera. O barco sobre espumas negras.


El tiempo gotea.
Y la humedad se respira.
Tocaré tu puerta y me abrirás.
Me dejarás pasar hasta el umbral y allí esperaré a que desciendas.


Una incógnita rodeará nuestros cuerpos
y será mi barrera.




"Duérmete niña mía
que viene el coco
a llevarse a los niñas
que duermen poco... "

Duerme tranquilamente
que viene un sable
a atravesar tu sueño
de gobernante.

Tu cueva te acuna
como una madre
con un brazo de rabia
y otro de sangre.

Duerme con aspavientos
duerme y no mandes
que ya te estan velando
los estudiantes.

Duerme mientras arriba
lloran las aves
y el lucero trabaja
para la cárcel.

Apacenta sin culpa
secretos fáciles,
que los lirios del campo
no tienen hambre.

Si te duermes de prisa
vamos a darte
un avioncito verde
con tres gendarmes,

una capa de cheques,
un estandarte,
y una bala tan dulce
que no te dañe.

Hombres, niños dementes,
es decir, nadie,
parece que no quieren
qe tú descanses.

Duerme sin omisiones,
como quien sabe
que esos aparecidos
no son de carne.

Rozan con penas chicas
tu sueños grandes:
Cuando no piden casas
pretenden panes.

Gritan junto a tu cuna,
no te levantes
aunque su grito diga:
"Sentid, mortales!"

Duérmete oficialmente,
sin preocuparte.
Que sólo algunas gotas
son responsables.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

facebook

INSTAGRAM