Buscando vinilos bajo la nieve

Pese a que nadie recomienda salir en días como éstos (véase la foto), me fui a buscar vinilos. Dónde? A Crocodisc. Precisamente iba buscando algo que ya había visto hace 10 meses. Desde luego, las esperanzas que tenía de encontrar todavía esos discos eran mínimas.

Al fondo se ve la Torre Eiffeld...

Definitivamente, en París, el mercado de compra y venta de vinilos nuevos y usados es bastante amplio. No sólo tiendas especializadas en el tema (y por lo tanto no baratas), sino tiendas que se dedican a quemar material que les entra, mientras más rápido mejor, en las que puedes encontrar verdaderas y gratas sorpresas, además, los famosos mercados de pulgas o las brocantes, estas últimas son organizadas por los municipios, iglesias y/o asociaciones para que quien desee deshacerse de sus cosas viejas, pueda venderlas a precios simbólicos (nietos que venden los cuidados discos de sus abuelos para gastárselo en trago o un pinta-labios), hacen que uno pase mucho tiempo sin la necesidad de visitar la misma tienda o lugar en búsqueda de nuevas adquisiciones. Es lo que explica que no haya vuelto a dicha tienda en tanto tiempo. A eso, añado la certeza de no encontrar el material visto en su momento que se consolidaba conforme pasaba los días, las semanas, los meses.


Pero no, ahí estaban. 12.00 horas. Después de sacudirme la nieve en la entrada y de pedir permiso al dueño (un señor pelucón y con barba, además alcohólico -lo digo porque siempre que he ido a su tienda él olía a trago corto) de remover TODA la zona de español, armado de paciencia, busco y encuentro lo que hace 10 meses vi: el segundo y tercer disco de la banda argentina Soda Stereo, un clásico del rock latinoamericano.

Soda Stereo, Nada personal (Argentina, Embassy, 1985)
Soda Stereo, Doble vida (Venezuela, Columbia/ por CBS, Argentina, 1988)

Pero no me detengo y no paro hasta verlo todo. Material sudamericano es raro de encontrar en Francia, aunque mucho más en España. Un ejemplo, la salsa de los 70 (Fannia y similares) que, pese a que no es fácil de ver por acá, algo encuentras, en España bastante casi imposible. Lo atribuyo a que los primeros, siempre han tenido más dinero para viajar y traerse sus souvenirs musicales. Salvo los 3 Paraguayos, Los Machucambos, Los Incas, poco más encuentro que sorprenda (apunto que no miré nada de salsa y tropical, cosa de la que está bien surtida la tienda). Y lo que vi, no lo diré. Ya dejo la tarea de buscar y encontrar a los interesados.


Pero algo más me llevé. Los catalanes sabrán de qué se trata y su valor.

Sisa, Qualsevol nit pot sortir el sol (Barcelona, Zeleste/EDIGSA, 1975)

Jaume Sisa en Qualsevol nit pot sortir el sol. La propuesta más arriesgada del pop catalán de los 70's en su mejor disco, el histórico, prácticamente inencontrable incluso en Catalunya, pilar del pop galáctico catalán, retomado a mediados de esta década por muchos compositores jóvenes y no tanto de Catalunya o de otros lugares de España. En el álbum, Sisa canaliza el pop, que él mismo dio nombre, pop galáctico, en un viaje quimérico a un país que podría ser del nunca-jamás, pero que es mucho más cercano y cierto de lo que a primera vista parece. Esa "irrealidad" no es otra herramienta que la que necesita el compositor para describir el mundo surreal en el que a su vista parece haberse convertido la sociedad barcelonesa de los 70, sociedad de consumo, bombardeada por modos y super héroes extranjeros, por personajes de dibujos animados internacionales, mezclados con los modos y personajes tradicionales de la cultura del lugar, del barrio, de la ciudad, de Catalunya, de España, todo en un gran cocktel que es precisamente Qualsevol nit pot sortir el sol, y que muestra una Catalunya que empieza a abrir sus puertas de par en par para que los turistas entren y los nativos se vayan, de verdad o viajen en el globo de la imaginación!


Toda una alegría que ha hecho salir el sol a este día de nieve!!

Comentarios

Entradas populares

facebook

INSTAGRAM