Lectura de Pueblo Joven II en Edifor Galerie

Como lo anuncié en el post anterior, el viernes 7 de marzo leí en la Galería que animan Françoise Thuiller y el poeta peruano Elqui Burgos, a modo de presentación, poemas de Pueblo Joven II (Nos Es Nada, Lima, 2013), que publiqué en a finales de diciembre. Empecé leyendo un texto sobre mi visión de la poesía desde un punto de vista Numanista, que más adelante publicaré en este blog y, a continuación, leí 5 poemas del libro (uno de los cuales pego al final del post). La velada fue bella. Yo me encargué de que no faltase vino, añadiendo a las botellas de vino blanco que la galería puso unos... 5 litros más.

Entre los asistentes, además de los anfitriones, Françoise y Elqui, estuvieron: José Rosas Ribeyro, Françoise Aubès, Miguel Lerzundin, Santiago Torres, Diego Sarmiento, Pablo Paredes, Luis Eduardo Rivera, Mariano Vargas, Pablo Malek, Alicia Esteves, Gines Ballesteros, Diego Trelles, Marisa Coello, Marta Lobato, Carlos Giraldo Rojas, Mariano Vargas, Marga Brixi, Marta Ambre, Marisol y sus dos amigos, Nobue y la infaltable Laëtitia Saint-Dic. Ah!, claro, Topor y Olivier Olivier.

A continuación, unas fotos de José Rosas Ribeyro que testimonian que no miento.

Yo delante del Espìritu Santo con polla o prótesis.

Frente al abundante auditorio.

Una toma de los interiores del libro.

Frente a los 2 elefantes montados.
Los que al final nos fuimos a 'vagabundear', tomada por Marta.

También pego un video de la transmisión en vivo de los previos a la lectura ya que, por cierta conspiración universal, se cortó justo cuando empezó el asunto.



iv. en la pantalla de mi ordenador, tres adolescentes se disponen a desnudarse, tienen entre once y trece años y van a una escuela de New Auckland, todo esto lo sé porque he seguido la conversación que entablan con el mundo desde que la casualidad me hizo toparme con ellas, el mundo somos veintisiete individuos, la mayoría, como yo, anónimos y silenciosos, otros sin embargo seres de carne y hueso, adolescentes semidesnudos que además muestran sus caras y que esperan, con su inglés lleno de jerga, alentarlas hasta que nada las cubra, ellas responden al nick xxlovefallingyouxx y yo les creo, morado, el presidente, su mano impecable en alto está jurando por Dios, los seres vivos, los muertos que tuvimos y tendremos, su mentón como una melodía afilada frente a una ventana que da al río, las aguas corren lentas por el río, al final de la tarde el sol se refleja como un ojo de fuego que las entibia, pero es mentira, afuera hace un frío de inicios de primavera y el agua que baja recoge toda la severidad de las cumbres, Morgane toma café o té frente a otra ventana, tiene veintidós años y cuando no está de vacaciones va a la universidad de Aix-en-Provence, todos los jóvenes de la región dejan sus ciudades y pueblos para estudiar en Aix-en-Provence, se aburren, follan, y se vuelven a aburrir, se emborrachan, y ni bien pueden huyen, las chicas a países tropicales donde reposar los senos, los chicos a la gran ciudad que los espera con sus piernas abiertas que huelen a cloaca, todos nos internamos en las ciudades y como niños ahí crecemos y volvemos a crecer, hoy desenfundé un disco de Cocteau Twins y me acordé de mis amigos de la infancia, las naves que montábamos eran caballos que iluminaban la avenida polvorienta, había planetas sin nombre, habitantes sin alguna cosa, personajes que nunca antes habíamos visto y nunca más volveríamos a ver, algunos, de nosotros, se perdieron, es decir no regresaron, entre las selvas que saltaban de las esquinas como olas del pantano, troncos, moho y un carbunclo es lo que pudimos recuperar de ellos y lo que mostramos a sus familias como prueba, al acabar la tarde, nuestras madres o niñeras gritaban nuestros nombres desde la boca del pozo, sonrientes y pintadas parecían todas un eclipse, he escuchado cientos de veces Pandora, antes de dormir y al levantarme, cuando mi madre asomaba la cabeza para comprobar si aún dormía Arturo o no, cuando venía Grieg, Liszt y sus amigos compositores de nombres monosilábicos a beber y danzar, los he visto sacar la cabeza por las escotillas y vomitar, los he visto pegar gritos que rasgaban tímpanos, los he visto hablar con demonios que solo existían en sus cabezas, retozar en el lodo, destrozar cintas de los grupos que odiaban, los he visto reducir perros, robar libros, hacer rugir guitarras eléctricas, mear en los árboles de las casas que alojaban la fiesta, asesinar, desatar su odio, jugar a la pelota con una cabeza Maya, los he visto integrar sectas, copular, chatear, cantar boleros, partir por las vías del tren con una mochila en los hombros, crear una gran mentira que de decirla tanto terminaban creyendo, me siento orgulloso de ellos y de todo lo que hicimos y dejamos de hacer, también me siento orgulloso de estas tres chicas que muestran la vorágine de sus sexos y convierten la penumbra de nuestras habitaciones en un pequeño caos fluvial, la gente se lanza de las embarcaciones abandonando sus objetos personales que tragará el río, ellas siguen las indicaciones de un individuo, el más simpático de todos, que porta una máscara anti-gas, de alguna manera, me hacen pensar en los pequeños monstruos con los que me crucé cuando niño, con los que fui creciendo, un día me dejaron, un día decidieron no quedarse, pero cuando vuelven a rendirme una visita no queda cabeza que se parezca a algo, mi psicólogo me cuenta historias de terror, mi psiquiatra me receta pastillas de colores, mi psicoanalista me quiere cobrar 90 euros la hora, mi jefe dice que debo producir más, los caballos pastan en la jungla seca, las culebras buscan pareja entre los matorrales que prenden fuego, el agua se fue huyendo del ganado y el ganado no sabe qué hacer 

Obviamente de Pueblo Joven II.

Comentarios

Entradas populares

facebook

INSTAGRAM