El cuarto oscuro de la poesía (instalación)::: ¡la muerte del poeta!


Durante el mes de mayo, he estado preparando una instalación de nombre El cuarto oscuro de la poesía*, en el Atelier 52** de Montreuil, la casa de mis amigos Santiago Torres y Diego Sarmiento. La obra no está finalizada aún... es, como dice Diego, "evolutiva". O sea cambia cada vez que voy a verlos. Pero igual la comento y comparto unas fotos puesto que la evolución nunca acaba, hasta que todo acaba, y no deseo esperar.

El cuarto oscuro de la poesía es mi reflexión personal sobre la situación de la poesía y su mundo en la actualidad. Ella aparece 'invisibilizada', a la fuerza, y a nosotros parece no importarnos. Por eso la oscuridad de esta habitación por dentro tan blanca como percudida que se revela a nosotros sólo cuando encendemos la linterna de mano.

Es, desde luego, una habitación para hacer el amor sobre la poesía que no se ha escrito y no se escribirá jamás. Por eso los papeles blancos recortados que muestra para mí el fracaso de la industria editorial que se ha rendido (o vendido) a merced de los 'invisivilizadores'. 

Fotos: Charles Pas-Sage.









La instalación es acompañada de un audio: el audio de mis poemas leídos no por mí ni por ningún humano. Es el audio de mis textos interpretados y decodificados por mi ordenador personal. La entrada a mi Cuarto oscuro de la poesía es también una entrada a la lectura ideal de mi libro. Como muestra el audio del poema I.


Ahora, cuando la industria editorial del papel se tira de los pelos desesperada ante la poca venta de libros que amenaza su sistema, es cuando más gente lee. Nunca antes en la historia se leyó tanto como ahora. En ordenadores, en IPhones y Smartphones, en IPads, la gente lee de manera histérica sobre política, conspiraciones, economía, moda, actualidad, medicina, belleza, viajes, sexo, listas de "Los 10 mejores no-sé-qué de no-sé-qué-cosa", y da me gusta por aquí, me gusta por acá, y exige asimismo el botón de no me gusta.

Los puristas dirán: ¡se leen sandeces!, ¡se lee basura!

¿Y qué chucha?

Crecí escuchando a los más viejos quejarse de que la gente no leía, de que los niños no leían, viendo a  políticos de camisas que revientan como estrellas de mar, de las corbatas de hormigas, de los zapatos punta de huracán proponer políticas para hacer crecer los índices de lectura. Obsesionados, como si fuesen editores.

Ahora, cuando está tan de moda 'estar informado', aunque sea por posts de 120 caracteres (los chismes numéricos), por memes, cuando se ha convertido en derecho y reclamo, nadie con cara de humano puede decir más que ¡aquí no lee ni Dios!

La Red, plataforma caótica, frenética, promiscua que, si bien no hará desaparecer al libro en papel, lo relegará, es también quien relegará al poeta. El poeta, como lo entendemos ahora, pierde sus vestimentas de seda y desaparece. Es decir, como lo concebimos, como lo comprendemos ahora, como la diva gatuna y tocada por la varita divina del espectáculo entre tanta circulación de posts, de citas, de copia/pega, de recomendaciones numéricas, de pdfs, de disposición predilecta hacia el tema, al mensaje de fondo, principio básico de la comunicación, al placer. El poeta se vuelve secundario como personaje, porque al fin y al cabo no es más que un nombre y no poema. Y ¿a quién le importa el nombre de quien firma un post cuando hemos llegado a la noticia? -Alguna vez y a alguno... y no más.

El poeta necesita libros (en papel), el actual, el poeta de ahora, libros que presentar, que exhibir como medallas en sus bibliotecas, en sus blogs, libros que no ha leído nadie ni nadie leerá, porque la poesía 'invisibilizada' está; lo que en el fondo no le preocupa ya que siempre tiene su show, el show de sus amigos, familia y mascota, para consolarlo, el show de introducirse el dedo en el ombligo y subirlo a Youtube y rogar por 'deditos arriba', para que uno más se pase a su 'fan page', porque ya estoy llegando a los 3000 'amigos' y todos saben que lo máximo que se puede tener es 4000, y yo quiero tener más.

Hoy, lunes, día de la resaca de la victoria de la extrema derecha en Europa, día de la verdad de los segundos corazones, día de la verdad de la apatía, día del día sin medio día, yo declaro, pronostico, grito, afirmo la ¡muerte del poeta! 

Sin papel, el poeta rumiante come pasto desaparecerá en la 'invisibilización' y se sumergirá en su cuarto oscuro de su poesía a pasar sus últimos días. Sin papel, el poeta show de la teta con pezón dorado, el poeta del 'selfie' en el baño, perderá su sentido y tendrá que emigrar a mejores campos como, por ejemplo, el de la comunicación corporativa o publicidad y hacerse tarjetas de consultor y volver a sonreír con su 'selfie' esta ves en su oficina... Sin papel, el poeta perderá su nombre para ser llamado simplemente poeta, escritor, comediante, mago, mitómano, lo que fuera. Sin papel, el poeta bailará solo la pieza macabra de su soledad. Sin papel, la poesía volverá a ser poesía. Sin papel, el poeta solo escribirá poesía. Sin papel, la poesía volverá a ser poesía. Sin papel, la poesía-cyborg tomará su puesto de género con tornillos. Sin papel, el post-poeta moverá su brazo, tomará el micrófono y gritará tan fuerte y con tanto amor y no poder hacer nada contra la muerte. Sin papel, el poeta de ahora, tal como lo concebimos, lo comprendemos, lo entendemos, es una escoba sin barbas.

Volver. Yo lo llamo volver a la esencia misma de la poesía, de los poetas extintos que sin papel imaginaron y compusieron mitologías que sociedades enteras siguieron.

Sin papel, la poesía se desconcretiza... y se vuelve etérea como siempre. 

Sin papel, nuestro ordenador será el trovador que llevará el mensaje a las cuatro paredes sin caballo ni greña.

Y el poeta la luz que linterna.

Foto: Catarina Rosa.

* El proyecto Cuarto oscuro de la poesía forma parte de las reflexiones numanistas en que el equipo de Numantes estamos trabajando desde algunos meses para dar el siguiente paso luego del cornelismo. El lanzamiento oficial del Numanismo está pensado para después del verano europeo... lógicamente bien descansados, llenos de energía y rebosantes de belleza!

** El Atelier 52 de Montreuil es un espacio generado de una manera inexplicable y está preparando una expo conjunta 'evolutiva' de personajes a los que nos une la amistad, cuya obra de fondo es la de Asdrubal Colmenares (con su "D'ici à l'éternité", instalación en homenaje a los estudiantes venezolanos desaparecidos en los incidentes en Venezuela). Los otros son, además de mí: Santiago Torres (instalación interactive), Emmanuel Mouzani (graffiti), Miguel Lerzundi Suárez (instalación "Antiayuda"), Catarina Rosa (escultura) y Diego Sarmiento (existencias).

Comentarios

  1. "La Red, plataforma caótica, frenética, promiscua que, si bien no hará desaparecer al libro en papel, lo relegará, es también quien relegará al poeta (…) que se vuelve secundario como personaje (…) ¿A quién le importa el nombre de quien firma un post cuando hemos llegado a la noticia?"

    Realidad!!!! buenas reflexiones Luis. Considero que si el poeta consigue llamar positivamente la atención y destacar de entre la marea de información y posts que inundan el cyberspacio, es capaz de redirigir al público hacia sus propias reflexiones. Así, habrá conseguido otra playa sobre la cual extenderse: su blog o libros (con suerte algunos en papel) y su nombre comenzará a ser notorio. Es una especie de Cruzada por ganar la atención de un público, que no por leer más a leído autores esenciales. Un público que está acostumbrado a masticar solo bocadillos de 140 caracteres… es modelar poco a poco nuevamente el gusto, poner el anzuelo, ganárselos siendo vistosos y más tarde sumergirlos en contenido poético profundo. De un twitt, terminarán 20 minutos perdidos, en una playa de aguas profundas, un blog o con suerte pasando las hojas de un libro entre sus manos.

    Everything is not lost!

    Elisa*

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

facebook

INSTAGRAM